Peligros en el parque

Máxima vigilancia de nuestros animales.

Peligros en la calle

Arroz con cristales

siempre debemos estar alerta, tanto si van atados como si van sueltos

Peligros en la calle

Encontramos y retiramos arroz con cristales en un alcorque, en Terrassa.

Siempre se ha hablado de ello, pero ahora, con los avances de la tecnología, podemos confirmar estas barbaridades en el momento (fotos con móvil, …). Nos referimos a la presencia de comida arrojada en los parques o la vía pública, destinada a los perros, que contiene clavos, cristales, veneno para ratas, etc.

No importa donde vivamos, porque por desgracia siempre existe la posibilidad de que en la zona haya gente enferma o que odia a los perros, que estará dispuesta a verlos sufrir.

Por esa razón, debemos tener mucho cuidado en las zonas públicas, incluyendo los parques para perros y pipicanes, vigilando que no haya nada que suponga un peligro para ellos.

Ξ MEDIDAS IMPORTANTES

Vigilar siempre el suelo delante y a los lados cuando vamos con el perro, para detectar posibles peligros.

Educarlo para que no estire de la correa, ya que podría coger algo antes que nos demos cuenta.

Si va suelto, imprescindible que aprenda y obedezca de inmediato dos órdenes: ven aquí y suéltalo.

Además, si solemos llevar a nuestros perros al mismo parque, es muy probable que hayamos hecho amistad con los dueños de otros perros. Entre todos podemos mantener la alerta y vigilancia necesaria.

Es preocupante la cantidad de casos de perros fallecidos o muy afectados, que están saliendo a la luz últimamente en todo el país. No solo se hace eco la prensa, también las fuerzas del orden solicitan la colaboración ciudadana para identificar a los culpables.

En la sala de RX para localizar el clavo

Leo consiguió sobrevivir después de ingerir tres clavos.

El pasado mes de agosto, supimos que Leo, en un parque, había comido un trozo de albóndiga en un parque que ocultaba dentro tres clavos.

11905404_883255911730257_544804170512790928_n

Vista de una radiografía

Dos pudo expulsarlos, pero el tercero se le quedó incrustado en el cuerpo.

Nosotros asumimos los gastos: radiografías para ubicar la aguja, cirugías y posoperatorio en nuestro Centro de Recuperación.

De acuerdo con sus dueños, muy mayores para él y con pocos medios, nos hicimos cargo de Leo para encontrarle un nuevo hogar.

Después de unos cuatro meses, Leo ya disfruta de su nueva vida con una nueva familia, en la que tiene un pequeño compañero humano que lo adora.

 

Leo adoptado

Leo adoptado

 

Más …

Deja un comentario