Convivir con un gato

¿Sabías que convivir con un gato también puede ser bueno para tu salud?

“el tiempo que pasas con los gatos jamás es un tiempo perdido”

Sigmund Freud

Psicólogos, antropólogos y etólogos han estudiado desde hace mucho tiempo los lazos y beneficios mutuos, entre humanos y animales de compañía, cuando conviven juntos, pero fue en 1983, en Viena, cuando se acuñó el término “vínculo humano-animal”, en una conferencia del Dr. Leo K. Bustad (doctor en Psicología y Decano emérito de la Facultad de Veterinaria de la Washington State University) sobre la Relación  Hombre-Animal.

En otro artículo, trataremos de forma global y en profundidad este vínculo entre humanos y animales de compañía. Aquí vamos a centrarnos de forma muy resumida en la convivencia con gatos, qué nos aporta y por qué puede hacernos más felices.

Siempre hay una excusa para coger a nuestro gato en brazos y acariciarlo, y dejarnos caer en un momento de completa relajación y tranquilidad. Se va el estrés, y todo nos parece más amable. ¿No estáis de acuerdo?

∴ BENEFICIOS PArA LOS NIÑOS DE Convivir con un gatO

Vivir en contacto con el animal refuerza el sistema inmunitario del niño y ayuda a una mejor defensa ante posibles enfermedades. El sistema inmunitario de un recién nacido es inmaduro, y por tanto no está completamente preparado para identificar células ajenas y combatir las enfermedades.

Para reforzarlo en ese momento, es vital la leche materna, ya que además de nutrientes le aporta agentes bioactivos que le protegen de infecciones. Y la presencia cercana del gato (y de otros animales), le ayuda de igual modo a identificar de forma temprana microorganismos patógenos y a crear las defensas adecuadas para ellos. En esta línea, por ejemplo, podría ayudar al bebé a reducir el desarrollo de alergias. Precisamente porque se ponen menos enfermos, los niños que conviven con gatos pierde hasta nueve días menos de colegio.

El Dr. Dennis R. Ownby, del Colegio de Médicos de Georgia (USA), sugiere en un artículo publicado en el Journal of the American Medical Association que las bacterias transportadas por las mascotas pueden ser responsables de suprimir la respuesta alérgica del sistema inmunológico (1) . La exposición a animales en los primeros meses/años de vida parece proteger contra no sólo de la alergia a los propios animales, sino también de otros tipos como ácaros del polvo, etc.

Desarrolla y manifiesta más empatía hacia los animales y hacia las personas. Es decir, aprende a ponerse en el lugar de otros y a sentir lo que ellos sienten, aprende a compartir emociones ajenas, y está más dispuesto a ayudar y a evitar todo aquello que pueda causar sufrimiento a otros.

“No existe mayor regalo que el amor de un gato”. Charles Dickens

Los gatos también son buenos maestros del lenguaje corporal y la comunicación verbal y no verbal, que será importante cuando el niño se vaya haciendo adulto, y lo aprende interactuando con su animal de compañía.

En un estudio en el Reino Unido se evaluó a 500 menores de 13 años que vivían con gatos, y los resultados fueron más que interesantes:

  • el 80% afirmó que tener gato les ayudaba a mejorar su relación con la familia y los amigos
  • para el 81%, su gato era su principal confidente
  • el gato fue calificado como “uno de mis mejores amigos” en el 87% de los casos

Y se ha visto que estos niños son más propensos a realizar actividades sociales, como deportes. Su nivel de socialización ha ido más allá del ámbito puramente humano

BENEFICIOS PARA LOS ADULTOS DE Convivir con un gatO

Puede reducir hasta en un 30% el riesgo de sufrir un infarto, según un informe de la Universidad de Minnesota (2). Su presencia baja la ansiedad y los niveles de colesterol. Los gatos reducen el nivel de estrés, y acariciarlos tiene un efecto calmante positivo.

Según el mismo estudio que hemos mencionado antes, y esta vez con adultos mayores de 55 años, las respuestas mayoritarias fueron:

  • el 82% afirmó que, sin ninguna duda, su gato le ayudaba a superar la sensación de estrés
  • el 62% superó el sentimiento de soledad al tener un gato en casa
  • casi igual que los más pequeños, el 75% prefería compartir sus sentimientos con su gato antes que con un amigo o compañero humano

Los gatos nos ayudan también a superar las situaciones de duelo, aunque solo son animales, nos sirven de apoyo: es más fácil abrirse y desahogarse con quien no nos contesta y tampoco nos juzga.

“Si los gatos pudieran hablar, no lo harían”. Nan Porter

Su compañía durante la noche en el dormitorio, en cualquier zona o sobre la propia cama, favorece en muchísimas ocasiones el sueño y el descanso, como revelan los datos del Centro de Medicina del Sueño de la Clínica Mayo, que dirige la doctora Lois Krahn:  el 41 por ciento de las personas en su estudio indicó que dormían mejor y se despertaban más descansadas debido a su gato, les aportaba sensación de seguridad, y no interrumpían el sueño.

Referencias
(1) Multiple Pets May Decrease Children’s Allergy Risk
(2) Cat ownership and the Risk of Fatal Cardiovascular Diseases. Results from the Second National Health and Nutrition Examination Study Mortality Follow-up Study.

 

Save

Save

Más …

Deja un comentario